¿UN LIBRO DE COCINA FEMINISTA?

¡Pues sí! Feminista, sensual y alegre: estos serían los tres adjetivos que colgaría a «Cocinar con alma» si me gustaran las etiquetas. Pero como odio que me cataloguen y me metan en cajitas, déjame que te cuente más cosas del libro. Me gustaría mucho explicarte a quién se lo dedico…

Y es que «Cocinar con alma» no es sólo un cálido abrazo en la distancia a todas las chefs y sumilleres que nos dan de comer y de beber en los restaurantes sin que las veamos o reconozcamos su valor en una industria que tiende a desdeñarlas e impide que ocupen el lugar que merecen.

«Cocinar con alma» es, sobre todo, una ofrenda de gratitud a las hermanas de sangre, de leche y de vino que nos animan a gozar más íntensamente de la vida en general y de la comida en concreto.

Seguro que tienes muy cerca a alguna de estas «cocineras con alma», ¿a que sí? Todos conocemos a mujeres de presencia imponente entre fogones; mujeres con las que nos encanta juntarnos a cocinar debido a sus risas contagiosas y a su entusiasmo arrollador; mujeres con la capacidad de despertanos sentimientos de amor, consuelo y bienestar a través de sus platos.

Son nuestras abuelas, madres, hermanas, tías o suegras. Son nuestras compañeras de trabajo o nuestras vecinas. Son amigas íntimas o simples conocidas.

¿En qué cocina entrarías ahora mismo sin dudarlo? ¿Conoces a alguna cocinera con alma?

Foto | Mónica Bedmar