¿COCINAS BAJO PRESIÓN O COCINAS CON ALMA?

Las mujeres que cocinamos en casa a diario, lo hacemos bajo una presión enorme aunque a veces no nos demos mucha cuenta.

✘ Nos presionan los gurús de la gastronomía, que nos dicen qué preparar, cuánto preparar y cómo hacerlo sin tener en cuenta la realidad de nuestra vida.
✘ Nos presionan los programas gastronómicos de televisión tipo «MasterChef», imponiéndonos estándares de calidad profesional imposibles de alcanzar en las cocinas domésticas.
✘ Nos presionan las redes sociales, especialmente Instagram, con su ideal de platos perfectos.
✘ Nos presionan nuestras parejas e hijos cuando nos imponen el menú, no colaboran en la preparación de los platos y encima nos critican.
✘ Nos presionan otras mujeres de la familia, cuando nos imponen patrones y prácticas perpetuadas históricamente.
✘ Y nos presionamos nosotras a nosotras mismas, cuando integramos todas estas presiones sin cuestionarlas.

Es por esto que quise escribir «COCINAR CON ALMA».

✓ Para que las mujeres empecemos a mirar el delantal con nuevos ojos.
✓ Para que nos liberemos de restricciones y exigencias.
✓ Para que nos demos permiso a equivocarnos.
✓ Y, sobre todo, para que borremos del recetario la palabra «Perfección» y nuestras cocinas se conviertan en lo que siempre debieron ser: un refugio de sensualidad, amor, creatividad y risas.