CÓMO PRESERVAR LAS RECETAS FAMILIARES

¿Cómo puedes conseguir las recetas de la familia si tu abuela o tu madre se niegan a escribirlas? Pues poniéndote a cocinar junto a ellas, grabándolas con el móvil y ¡tomando muchas notas!

Al menos eso es lo que hizo Anna Francese Gass, la autora del magnífico recetario «Heirloom Kitchen«. Nacida en Italia, Anna se mudó a vivir a Estados Unidos siendo muy pequeña y allí creció comiendo la cocina italiana de su madre. Pero cuando, ya de grande, se dio cuenta de que no sabía preparar las míticas albóndigas de la mamma, decidió preservar esa y otras recetas familiares para que no se perdieran y pudieran disfrutarlas tanto sus hijas como las generaciones venideras.

De modo que, un buen día, Anna se puso el delantal y se plantó a cocinar junto a a su madre. Y en cuanto lo hizo, la madre se abrió y no sólo compartió con ella todos los secretos de sus recetas, sino que le contó historias de su vida en Italia que nunca antes había explicado a la hija. Historias fascinantes que abrieron el apetito de Anna, literal y figuradamente, quien empezó a pedir a sus amigas, también hijas de inmigrantes, si podían por favor presentarle a sus propias madres. Así que pronto se encontró cocinando con mujeres a las que no conocía pero que estaban encantadas de enseñarle a preparar no sólo sus recetas favoritas, sino de abrir su corazón y explicarle sus experiencias y sus recuerdos.

El libro está publicado en inglés, pero si te interesa el tema, “Heirloom Kitchen” es super recomendable. Todo un testimonio de la fuerza de las mujeres, de su perseverancia, generosidad, solidaridad y cariño.