CÓMO HACER LOS BOLLOS DE AZAFRÁN DE SANTA LUCÍA

Hoy es #Luciadagen, la celebración sueca del día de Santa Lucía. La costumbre tradicional consiste en que la hija mayor de cada familia despierta cantando a su familia y les acompaña a una mesa de desayuno bien provista portando una corona de velas, marcando así el comienzo de la temporada de Navidad en Suecia.

En la actualidad, sin embargo, todos los niños de la casa tienen la oportunidad de participar en la fiesta y mostrar sus habilidades sirviendo el desayuno a sus padres. Así que se levantan antes que ellos; se visten entre bromas y susurros con una sencilla túnica blanca, un fajín rojo y unos calcetines gruesos; decoran la mesa; encienden unas velas; apagan todas las luces de la casa, y se dirigen a la habitación de sus mayores cantando una canción tradicional. Una vez que los padres están sentados, los niños les sirven ceremoniosamente una taza de café humeante, las conocidísimas galletas de jengibre pepparkakor y unos bollos mucho menos famosos: los saffransbullar o bollos de azafrán.

De las muchas costumbres relacionadas con Luciadagen, una de las más antiguas es la que afirma que ese día marca el momento en el que ya no se puede esquilar, hilar ni tejer más, puesto que todos los regalos de Navidad deben estar listos ya. También tendrían que estar preparadas las galletas que se van a tomar durante las fiestas y las velas que decorarán la mesa esos días deberían estar guardadas en algún rincón especial. Por último, si se quiere que el lutfisk, el pescado tradicional de Navidad, esté en su punto el día de la fiesta, se debería enterrar entre cenizas de haya antes dell día de Santa Lucía.

Pero lo que a mí más me gusta de esta fiesta es la oportunidad que ofrece a los más pequeños de la casa a atender y cuidar a los demás. Además, durante el desayuno, es habitual que los padres pretendan que no recuerdan la historia de la joven que da origen a la fiesta y expliquen la behemencia con que defendía a las viudas, los huérfanos y los peregrinos. De hecho, esta fiesta es un llamamiento a cuidar de todos los que están enfermos o se sienten solos y por eso es normal que los colegios organicen salidas con los niños para visitar hospitales, orfanatos y residencias de ancianos. Vestidos de blanco y portando velas, por supuesto.

Y es que, en Suecia, la Navidad no empieza de verdad hasta que en Luciadagen todos comen saffransbullar y pepparkakor. Pero no hay ninguna razón para no disfrutar de estos deliciosos dulces porque no vivamos por esas tierras del norte.

Aquí va la receta:

BOLLOS DE SANTA LUCÍA (Saffransbullar)

INGREDIENTES PARA 25 BOLLOS

3 g de hilos de azafrán
50 g de levadura fresca de panadero
200 g de azúcar300 ml de leche
1 huevo
150-200 g de mantequilla
1 cucharadita de sal
750 g de harina
100 g de uvas pasas

Para el glaseado
1 huevo2 cucharadas de agua

ELABORACIÓN

Muele el azafrán junto con una cucharada de azúcar, utilizando un mortero.

Desmenuza la levadura en un bol y añade unas cucharadas de leche. Derrite la mantequilla y viértela sobre la leche.

Añade el resto de los ingredientes, excepto las pasas, y amasa durante 10 minutos. Añade con cuidado la mayoría de uvas pasas, cubre la masa y deja que repose a temperatura ambiente durante 30 minutos.

Divide la masa en 25 pedazos y dales forma oblonga, de unos 10 cm de largo. Cúbrelos y déjalos reposar durante 10 minutos. Luego alárgalos hasta 20 cm y gira sus extremos en direcciones opuestas para darle a la masa la forma de una S. Pon una pasa en el centro.

Coloca los 25 bollitos en una bandeja de hornear engrasada y déjalos crecer bajo un trapo de cocina durante unos 90 minutos o hasta que los bollos hayan duplicado su tamaño.

Haz el glaseado batiendo el huevo y el agua y pincela la mezcla sobre los bollos. Hornéalos a 220 °C durante 20-25 minutos. Déjalos enfriar en la propia bandeja de hornear.

Acompaña los bollitos con café recién hecho.

Smaklig måltid!