CÓMO HACER LOS BOLLOS DE AZAFRÁN DE SANTA LUCÍA

Cocinar con alma | Lola Mayenco

Hoy es #Luciadagen, la celebración sueca del día de Santa Lucía. La costumbre tradicional consiste en que la hija mayor de cada familia despierta cantando a su familia y les acompaña a una mesa de desayuno bien provista portando una corona de velas, marcando así el comienzo de la temporada de Navidad en Suecia.

En la actualidad, sin embargo, todos los niños de la casa tienen la oportunidad de participar en la fiesta y mostrar sus habilidades sirviendo el desayuno a sus padres. Así que se levantan antes que ellos; se visten entre bromas y susurros con una sencilla túnica blanca, un fajín rojo y unos calcetines gruesos; decoran la mesa; encienden unas velas; apagan todas las luces de la casa, y se dirigen a la habitación de sus mayores cantando una canción tradicional. Una vez que los padres están sentados, los niños les sirven ceremoniosamente una taza de café humeante, las conocidísimas galletas de jengibre pepparkakor y unos bollos mucho menos famosos: los saffransbullar o bollos de azafrán.

De las muchas costumbres relacionadas con Luciadagen, una de las más antiguas es la que afirma que ese día marca el momento en el que ya no se puede esquilar, hilar ni tejer más, puesto que todos los regalos de Navidad deben estar listos ya. También tendrían que estar preparadas las galletas que se van a tomar durante las fiestas y las velas que decorarán la mesa esos días deberían estar guardadas en algún rincón especial. Por último, si se quiere que el lutfisk, el pescado tradicional de Navidad, esté en su punto el día de la fiesta, se debería enterrar entre cenizas de haya antes dell día de Santa Lucía.

Pero lo que a mí más me gusta de esta fiesta es la oportunidad que ofrece a los más pequeños de la casa a atender y cuidar a los demás. Además, durante el desayuno, es habitual que los padres pretendan que no recuerdan la historia de la joven que da origen a la fiesta y expliquen la behemencia con que defendía a las viudas, los huérfanos y los peregrinos. De hecho, esta fiesta es un llamamiento a cuidar de todos los que están enfermos o se sienten solos y por eso es normal que los colegios organicen salidas con los niños para visitar hospitales, orfanatos y residencias de ancianos. Vestidos de blanco y portando velas, por supuesto.

Y es que, en Suecia, la Navidad no empieza de verdad hasta que en Luciadagen todos comen saffransbullar y pepparkakor. Pero no hay ninguna razón para no disfrutar de estos deliciosos dulces porque no vivamos por esas tierras del norte.

Aquí va la receta:

BOLLOS DE SANTA LUCÍA (Saffransbullar)

INGREDIENTES PARA 25 BOLLOS

3 g de hilos de azafrán
50 g de levadura fresca de panadero
200 g de azúcar300 ml de leche
1 huevo
150-200 g de mantequilla
1 cucharadita de sal
750 g de harina
100 g de uvas pasas

Para el glaseado
1 huevo2 cucharadas de agua

ELABORACIÓN

Muele el azafrán junto con una cucharada de azúcar, utilizando un mortero.

Desmenuza la levadura en un bol y añade unas cucharadas de leche. Derrite la mantequilla y viértela sobre la leche.

Añade el resto de los ingredientes, excepto las pasas, y amasa durante 10 minutos. Añade con cuidado la mayoría de uvas pasas, cubre la masa y deja que repose a temperatura ambiente durante 30 minutos.

Divide la masa en 25 pedazos y dales forma oblonga, de unos 10 cm de largo. Cúbrelos y déjalos reposar durante 10 minutos. Luego alárgalos hasta 20 cm y gira sus extremos en direcciones opuestas para darle a la masa la forma de una S. Pon una pasa en el centro.

Coloca los 25 bollitos en una bandeja de hornear engrasada y déjalos crecer bajo un trapo de cocina durante unos 90 minutos o hasta que los bollos hayan duplicado su tamaño.

Haz el glaseado batiendo el huevo y el agua y pincela la mezcla sobre los bollos. Hornéalos a 220 °C durante 20-25 minutos. Déjalos enfriar en la propia bandeja de hornear.

Acompaña los bollitos con café recién hecho.

Smaklig måltid!

IDEAS PARA UN CALENDARIO DE ADVIENTO MÁS SENCILLO Y SOSTENIBLE

Cocinar con alma | Lola Mayenco

Ayer comentamos que el Adviento es la oportunidad perfecta para prestar atención a las maravillas de nuestro día a día y a cultivar la propia luz, independientemente de nuestras creencias religiosas. Y hoy vamos a hablar de cómo el calendario de Adviento nos puede ayudar a conseguirlo, siempre y cuando entendamos que es mucho más que un repartidor de chocolatinas y chucherías.

Para empezar, es importante tomar conciencia de que estamos ante un calendario, o sea, ante un objeto que evoca el paso del tiempo: tenemos un objetivo que cumplir y utilizamos esta agenda para organizarnos e ir dando los pasos necesarios para alcanzarlo. En este sentido, el calendario nos invita a seguir un camino de crecimiento personal y evolución espiritual.

El calendario de Adviento también nos invita a percibir y apreciar las pequeñas cosas, ya que en sus compartimentos no cabe nada grande. Esto nos obliga a mirar a nuestro alrededor para encontrar detallitos bonitos o a usar la imaginación para proponer actividades que puedan interesar a los niños (y a los adultos, por supuesto).

Y, por último, es esencial que estos regalos tengan el mínimo coste para el presupuesto familiar y para el planeta. En un contexto en el que la crisis climática está más presente que nunca, el despilfarro y el consumismo desmedido están fuera de lugar y dan un pésimo ejemplo.

En nuestra familia, por ejemplo, ya hace años que los nomos de la Navidad alternan los pequeños detalles con unas tarjetitas en las que anotan propuestas que saben que van a entusiasmar a los niños. Les parece que los dulces no son muy sanos, que en Reyes ya reciben suficientes juguetes y, además, les gusta sorprenderles. Por eso nuestros hijos se levantan cada mañana de lo más emocionados y van directos al calendario para ver qué es lo que les han traído los nomos.

Ellos ya han aprendido que lo importante del Adviento es crecer como personas, disfrutar más del tiempo pasado en casa y pasar momentos de calidad con la familia y los amigos, de modo que ya se esperan que, en vez de la típica chocolatina, vayan apareciendo tarjetas con actividades como ver en familia una película de Navidad o salir (de noche, en bus y en pijama) para admirar las calles engalanadas de luces.

¿Te apetece incorporar la tradición del calendario de Adviento en tu familia, pero no se te ocurre qué ponerle? Aquí van algunas ideas verdes y sostenibles:

💚 REGALOS PEQUEÑOS

⋆ Un libro de cuentos de Navidad de segunda mano.
⋆ Pequeños instrumentos musicales de segunda mano (panderetas, cascabeles, zambombas, almirezes, silbatos, armónicas, maracas, etc.) y la letra de un villancico.
⋆ Una poesía, escrita por los nomos de la Navidad o por algún autor famoso.
⋆ Semillas o bulbos para sembrar.Instrucciones para hacer copos de nieve de papel.
⋆ Un molde-cortador para galletas acompañado de una receta.
⋆ Una piedra bonita.
⋆ Un adorno casero para el árbol de Navidad.
⋆ Su animal favorito hecho en origami.Una carta personal de Papá Noel o de los Reyes Magos contándoles alguna anécdota.
⋆ Artículos para hacer manualidades durante las fiestas: pegamento, rotuladores, lápices, pinturas, tizas, plastelina.
⋆ Un chiste especialmente gracioso.
⋆ Botes para hacer burbujas.
⋆ Un mapa con pistas para encontrar un “tesoro» minúsculo y escondido en algún rincón de la casa.

🎄 TARJETAS DE ACTIVIDADES

⋆ Un “vale” para poder irse a dormir especialmente tarde o para organizar una fiesta de pijamas con amigos.
⋆ Una invitación para una tarde de cine en casa para ver en familia un clásico de la Navidad.
⋆ Paseo nocturno y en pijama para admirar las luces de las calles.
⋆ Ir a patinar sobre hielo.
⋆ Dar un paseo por el río, el mar o a la montaña para conseguir alguna piedra o concha especial que añadir al jardín de Adviento.
⋆ Sacar la caja de los cuentos de Navidad y leer uno en voz alta.
⋆ Plantar un bulbo de jacintos o de crocus en una maceta, colocarlo en el jardín de Adviento y observar cómo va creciendo.
⋆ Visitar un mercado de Navidad y tomar un chocolate caliente.
⋆ Poner un poco de comida para pájaros en un plato en el jardín o el parque.
⋆ Pasear al atardecer con linternas por el parque.
⋆ Jugar al “Cinco cosas buenas” y compartir las cinco cualidades que más apreciamos de otras personas.
⋆ Ir a ver un espectáculo de Navidad en familia: una coral, una danza, un teatro, un cuento, etc. El Cascanueces es un buen ejemplo.
⋆ Escribir y llevarle la carta de los Reyes Magos al paje real. Si la carta va dirigida a Santa Claus/Papá Noel, enviarla a la Oficina de Correos de Papá Noel en Finlandia (Tähtikuja 1, FI-96930. Napapiiri) o por correo electrónico a joulupukinpaaposti(at)posti.fi).
⋆ Organizar una merienda con infusiones especiadas y galletas de Navidad horneadas con alma en casa.

Espero que estas ideas sencillas te ayuden a enriquecer tu calendario de Adviento con ideas verdes y sostenibles… Y, sobre todo, a ver la grandeza de lo más pequeño.

DREAMING OF A GREEN CHRISTMAS

Algo que celebrar | Lola Mayenco

En esta época del año, muchos necesitamos un recordatorio de que debemos bajar la velocidad, evitar el consumismo desmedido y prestar atención a los tesoros que ya tenemos. Y es por esta razón por la que hace unos días hice un curso de coronas navideñas con Philippa.

Lejos de ser un capricho decorativo pasajero, el origen de las coronas de Adviento viene de lejos. En el norte de Europa, mucho antes del nacimiento de Cristo, la gente se veía obligada a dejar de trabajar en los campos en cuanto caían las primeras nevadas. Así que, en cuanto los días se hacían más cortos y más fríos, quitaban las ruedas de los carros de labranza para protegerlas, las llevaban a las casas y las colgaban donde podían. Luego las adornaban con ramas de pino, abeto o cualquier otro tipo de arbusto de hoja perenne que tuvieran a mano. Y lo hacían porque sí, porque las ruedas quedaban más bonitas, pero también para no olvidar que hay cosas que nunca mueren.

En la actualidad, la corona de Adviento puede estar colgada en la puerta, colocada como centro de mesa rodeando unas velas o  suspendida en el aire. Pero, allá donde se encuentre, nos recuerda que ha llegado el momento de parar, descansar y centrarnos en nuestro hogar, en nuestra familia y en nosotros mismos. Toca encontrar en nuestro interior la luz y el calor que fuera no vemos y aprovechar estos días para reconectar con nuestra esencia y planear las cosas que nos gustaría hacer en cuanto llegue el buen tiempo.

Hacer, NO COMPRAR. El adviento bien entendido nos invita a identificar los placeres cotidianos sin los cuales nos cuesta vivir y a huir del consumismo excesivo.

¡Pruébalo! Ahora que ya ha pasado el Black Friday, apúntante al Green Advent y antes de sacar el monedero, párate un minuto a pensar qué estás comprando, por qué lo estás haciendo y dónde lo estás haciendo. Hazlo por ti… y por el mundo.

DESAYUNO ESPECIAL DE DOMINGO

Cocinar con alma | Lola Mayenco

Querida Suzana:

Aquí va la receta de creps Suzette que preparamos para desayunar esas mañanas especiales de domingo en las que sobran las prisas.

Cuando puedas, pásanos la receta de dulce de papaya verde con coco de tu mamá. Los golosos de la casa se mueren por hacerla.

Beijinhos!

Lola

RECETA DE CREPS SUZETTE

INGREDIENTES PARA 16 CREPS
250 gr de harina
100 gr de azúcar
1 pizca de sal
3 huevos
500 ml de leche
4 cucharadas de licor de Curasao
aceite para la sartén
60 gr de mantequilla
2 naranjas
ron o coñac para flamear

Una sartén antiadherente pequeña (de unos 14 cm)

ELABORACIÓN
En un bol grande, pon la harina, 40 gr de azúcar y una pizca de sal. Haz un hueco en el centro, rompe los huevos dentro y mézclalos con un tenedor. Añade la leche y dos cucharadas de licor de Curasao y bate la pasta hasta que no tenga grumos y quede del espesor de unas natillas. Cubre el bol con un paño limpio y déjalo reposar una hora como mínimo.

Cuando vayas a preparar los creps, vierte un chorrito de aceite en la sartén, muévela para que todo el fondo quede bien untado y enciende el fuego. Cuando el aceite esté muy caliente, vierte con una cuchara un poco de pasta y mueve la sartén para que todo el fondo se cubra. Deja que se cueza bien por un lado y dale la vuelta ayudándote con un plato. Cuando el crep esté cocido por ambos lados, ponlo en un plato apoyado encima de una olla llena de agua caliente y tápalo con otro plato para que no se enfríe ni se endurezca. Sigue apilando el resto de creps a medida que los hagas.

A continuación, pon la mantequilla en la sartén y deja que se derrita a fuego medio. Añade el resto de azúcar y licor, el zumo y la piel rallada de las naranjas. Deja que cueza este jugo antes de meter dentro cuatro creps doblados en cuatro. Dales una vuelta para que se bañen bien por ambos lados, vierte un chorrito de ron o coñac y prende una cerilla con mucho cuidado.

Sirve los creps muy calientes y rociados con una cucharadita del jugo de naranja. El resto del jugo, resérvalo en la sartén para quien quiera repetir creps. Con estas cantidades de ingredientes te saldrán unos 16.

¡Feliz domingo!

#CocinarConAlma

POR QUÉ DEBERÍAS ESCUCHAR MÚSICA CUANDO ESTÁS EN LA COCINA

Cocinar con alma | Lola Mayenco

En muchas tradiciones del mundo, se cree que el alma de los seres humanos ha sido creada a partir del sonido. Esto explica que se toquen instrumentos sagrados, se hagan bailes rituales, se pronuncien mantras, se entonen cánticos y se recen oraciones repetitivas para despertarla y entrar en contacto con ella, ya sea antes, durante o después de un embarazo.

Pero no sólo quienes pertenecen a una religión organizada pueden aumentar su conciencia gracias a la fuerza del sonido: todos podemos relajar el cuerpo, calmar la mente y serenar los sentimientos si nos exponemos de una u otra forma a la energía y la armonía de la música. Algo que va muy bien para la vida en general… y para la cocina en particular.

Yo, al menos, lo tengo comprobado: mis mejores platos empiezan siempre con música. Cocinar con música me relaja, mi respiración se acompasa y trato los ingredientes con más atención y cariño. Escuchar música mientras cocino me despierta emociones que tengo dormidas y siento que éstas se trasladan a los alimentos. Por eso, no cocino con cualquier música: la escojo con tanto cuidado que a veces me pregunto si el primer ingrediente obligatorio de cualquier receta no debería ser una pieza musical concreta.

Esta noche, en mi cocina, suena “Oblivion”, de Astor Piazzolla. ¿Y en la tuya? ¿Qué te gusta escuchar mientras cocinas?

¡Feliz Santa Cecilia!

Foto de @monicabedmar

¿MACHISMO EN LA ALTA COCINA?

Machismo en la alta cocina | Lola Mayenco

Sevilla fue anoche la sede de la gala de presentación de la Guía Michelin 2020, un evento internacional en el que se conocen cuáles son los restaurantes que reciben las prestigiosas estrellas. Y estoy super contenta, porque cocineras a las que admiro mucho se han hecho con unos galardones que se merecían desde hace tiempo.

Pero también me siento algo triste… ¿Cómo puede ser que el porcentaje de restaurantes españoles con estrella Michelin que tienen a una mujer al frente siga siendo el mismo que el del año pasado? 🤷🏽‍♀️ 10%, ¡ni más ni menos!

En fin: enhorabuena a las premiadas y a los premiados. Y a seguir trabajando para que el año próximo haya muchas más mujeres en el Olimpo gastronómico.

LA MEJOR MANERA DE PRESERVAR LAS RECETAS FAMILIARES (Y POR QUÉ DEBERÍAS EMPEZAR A HACERLO HOY MISMO)

Los Recetarios | Ana Vega y Carmen Alcaraz del Blanco

¿Quieres conocer a más rescatadoras de recetarios familiares? Pues hoy te presento a Ana Vega @biscayenne y a Carmen Alcaraz del Blanco @bonavivant, dos periodistas gastronómicas que están haciendo un trabajo fantástico con su proyecto Los Recetarios. ¿Su misión? Que no se pierda la cocina más familiar y doméstica. ¿Y cómo lo hacen? Pues encontrando, digitalizando y documentando recetarios familiares de toda España.

Les da igual el formato en el que estén las recetas: escritas a mano o a máquina, en hojas sueltas y amarilleadas o encuadernadas en libretas primorosas. Lo que les importa es lograr que se reconozca el valor gastronómico y emocional de las recetas caseras, de ese cocido de la abuela que revivía a un muerto, las croquetas de pollo de mamá o el arroz con leche que preparaba la madrina. Y, siempre que es posible, tratan de recuperar algo más que las recetas: intentan poner cara e historia a las autoras de las recetas.

¿No te parece un proyecto precioso? Precioso e importante, tanto que hace muy poquito le ha valido a Ana Vega un merecidísimo Premio Nacional de Gastronomía.

Así que, ¡ya lo sabes! Si tienes algún recetario familiar y no quieres que se pierda, ponte ahora mismo en contacto con ellas.

CÓMO PRESERVAR LAS RECETAS FAMILIARES

Heirloom Kitchen | Anna Francese Gass

¿Cómo puedes conseguir las recetas de la familia si tu abuela o tu madre se niegan a escribirlas? Pues poniéndote a cocinar junto a ellas, grabándolas con el móvil y ¡tomando muchas notas!

Al menos eso es lo que hizo Anna Francese Gass, la autora del magnífico recetario «Heirloom Kitchen«. Nacida en Italia, Anna se mudó a vivir a Estados Unidos siendo muy pequeña y allí creció comiendo la cocina italiana de su madre. Pero cuando, ya de grande, se dio cuenta de que no sabía preparar las míticas albóndigas de la mamma, decidió preservar esa y otras recetas familiares para que no se perdieran y pudieran disfrutarlas tanto sus hijas como las generaciones venideras.

De modo que, un buen día, Anna se puso el delantal y se plantó a cocinar junto a a su madre. Y en cuanto lo hizo, la madre se abrió y no sólo compartió con ella todos los secretos de sus recetas, sino que le contó historias de su vida en Italia que nunca antes había explicado a la hija. Historias fascinantes que abrieron el apetito de Anna, literal y figuradamente, quien empezó a pedir a sus amigas, también hijas de inmigrantes, si podían por favor presentarle a sus propias madres. Así que pronto se encontró cocinando con mujeres a las que no conocía pero que estaban encantadas de enseñarle a preparar no sólo sus recetas favoritas, sino de abrir su corazón y explicarle sus experiencias y sus recuerdos.

El libro está publicado en inglés, pero si te interesa el tema, “Heirloom Kitchen” es super recomendable. Todo un testimonio de la fuerza de las mujeres, de su perseverancia, generosidad, solidaridad y cariño.

NOSTALGIA EN LA COCINA

Cocinar con alma | Lola Mayenco

¿Qué opinas de los platos que te preparaba tu abuela? ¿Tratas de replicarlos exactamente como los cocinaba ella o los haces tuyos, adaptándolos a tus gustos y circunstancias? ¿Te interesa crear un recetario de cocina familiar casera que sea fiel a la historia de tus antepasados o te atrae jugar con ingredientes y especias a los que ellos no tuvieron acceso?

Dependiendo de cómo me sienta, yo a veces hago lo primero y a veces lo segundo. Hay días en que necesito recordar los sabores del pasado y otros días en los que quiero agradecer la abundancia de la época que me ha tocado vivir y apreciar lo que está disponible en el mercado en ese momento.

¿Qué papel juega la nostalgia en tu cocina?

LOS LÍMITES DE LA EMPATÍA

Cocinar con alma | Lola Mayenco

«Cocinar con alma» no es un libro sobre mí. «Cocinar con alma» NO es un libro sobre mí. Olvídate del «yo, mí, me, conmigo» porque no vas a encontrarlos en este libro. Búscalos en «Algo que celebrar», un libro absolutamente personal. Pero no en éste. «Cocinar con alma» es un libro sobre «tú, tí, te, contigo».

Ha llovido mucho en el mundo entre 2013 y 2019: ahora hay más ego en el aire, más selfi narcisista. De modo que este libro, a diferencia del anterior, lo he escrito escuchando mucho y hablando lo mínimo. Desde Barcelona hasta Estambul, he recorrido el Mediterráneo para averiguar cómo viven las personas que son de otra edad, orientación sexual, nivel de estudios, clase social, país y religión. Quería acompañarlas al mercado, ver su cesta de la compra y probar la comida que preparan no en ocasiones especiales, sino en su día a día. Quería que me contasen cómo están y qué las nutre. Y quería regresar cuanto antes para tratar de contártelo lo mejor posible.

¿No crees que es hora de dejar de vivir en un mundo en el que todo gira a nuestro alrededor y detenernos a apreciar más a las otras personas, especialmente aquellas que son diferentes? ¿No te parece que toca detonar los muros que nos separan y empezar a construir puentes de amabilidad y ternura entre nuestras vidas?

«Cocinar con alma» es un collage de historias íntimas, sinceras y vulnerables. Pero no son historias mías y no son historias fáciles: son historias que invitan a explorar los límites de la empatía.

LA NOCHE DE LAS ALMAS

Cocinar con alma | Lola Mayenco

En muchos lugares del mundo, cuando hoy anochezca, los vivos se reencontrarán con los muertos. Algunas personas rezarán para pedirles protección. Otros llorarán su ausencia. Y habrá quienes cocinen sus platos favoritos y les reserven un sitio en la mesa.

Nosotros también queremos alentar su visita y, por eso, vamos a crear un rincón con fotos, recuerdos y flores. Cuando caiga la noche y en el cielo brillen las estrellas, encenderemos las velas, tocaremos la campanilla y diremos en voz alta los nombres de los que faltan. Luego nos sentaremos a cenar y hablaremos sobre ellos, ya que recordar anécdotas nos parece una de las formas más seguras de lograr que vuelvan.

Aunque sólo sea por unas horas, tenerlos de visita nos alegra el corazón y nos permite recordar el valor de la vida. Una vida en la que la luz y la oscuridad siempre van unidas.

¿Cómo vas a celebrar tú Todos Los Santos?

LAS DISTANCIAS

Cocinar con alma | Lola Mayenco

Mi madre vive a 1400 kilómetros. Mi hermana, igual. Mis tías, más lejos aún. Así que, en el día a día, sólo tengo a mano a un grupito de amigas para hacerles la pregunta que más me interesa explorar a partir de las cinco de la tarde: ¿Qué vas a preparar para cenar?

Cuando el hambre acecha y las ideas desaparecen, me entra la necesidad de seguir una conversación que solía tener con mi abuela antes de que perdiera la vista y dejara de trajinar entre fogones.

Me encanta curiosear lo que compra la gente en el mercado. Averiguar lo que le apetece cenar ese día. Si piensa prepararlo a la manera de siempre o tiene ganas de probar una receta nueva. ¿A ti no?

La cocina no entiende de distancias. ¿Qué vas a preparar para cenar?

Foto de Fabián Vázquez Savareikas (Talking Design Studio), chez nous

HAY NOCHES

Cocinar con alma | Lola Mayenco

Hay noches en que lo mejor que puedes hacer por tus hijos es prepararles una buena cena con ingredientes ecológicos, locales y de temporada.

Y hay noches en que lo mejor que puedes hacer por tus hijos es comprar la cena preparada y dedicar el tiempo que te sobra a jugar un rato con ellos o leerles en la cama.

Hay circunstancias y circunstancias… Depende de cómo estén las cosas, calentar en el horno una pizza congelada es cocinar con alma.

MALDITO PERFECCIONISMO

Cocinar con alma | Lola Mayenco

Poner sobre la mesa un plato perfecto, fotografiarlo y compartirlo digitalmente se ha convertido en el pasatiempo favorito de muchas personas. Una prueba de valía y saber. Una actividad que da prestigio.

Sin embargo, el perfeccionismo en la cocina puede tener efectos negativos, especialmente cuando los estándares que nos ponemos son demasiado altos y juzgamos nuestros platos con dureza. La búsqueda exhaustiva de la perfección está alejando de los fogones a la alegría, que no soporta la competitividad y la presión sin límites. El perfeccionismo obsesivo cansa, estresa, genera ansiedad y deprime.

¿Quieres ser una cocinera con alma?

✓  Esfuérzate sin agobiarte.
✓  Riéte de tus errores en vez de avergonzarte.
✓  Sirve platos reales, no ideales.
✓  Basa tu autoestima en la propia satisfacción y no en la opinión ajena.

El perfeccionismo excesivo es catastrófico para tu bienestar emocional, así que destiérralo de tu cocina… ¡y de tu vida!

¿Qué papel juega el perfeccionismo en tu cocina? ¿Le das mucha importancia, poca o la justa?

¿CUÁL ES LA MEJOR COCINA?

Cocinar con alma | Lola Mayenco

Cocinar está de moda. Sólo hace falta encender el móvil para recibir una avalancha de vídeos, fotos, tuits y posts en los que chefs famosos, influentes y blogueros gastronómicos comparten sus últimas peripecias culinarias. En los restaurantes, es raro que no haya alguien inmortalizando su plato. Y, en el trabajo, son muchas las personas que dedican los descansos a intercambiar recetas, trucos de cocina, recomendaciones de restaurantes y consejos dietéticos.

El mundo entero parece obsesionado con qué, cuándo, dónde y por qué cocinamos, con quién lo hacemos o lo dejamos de hacer. Y, sin embargo, cómo nos sentimos mientras cocinamos nos suele interesar mucho menos. Tendemos a ignorar la actitud que adoptamos entre fogones y no cuidamos demasiado las emociones que transmitimos a los alimentos.

¿Qué te parece si dejamos de hacerlo? ¿Por qué no tratamos de enriquecer mínimamente el paradigma y defender la profundidad de uno de nuestros rituales más cotidianos? Cocinar no es sólo un acto físico o estético. Cocinar es también un acto emocional y psicológico, una actividad que nos nutre por dentro y por fuera, que da ritmo a nuestra vida y que nos permite acercarnos a las personas que más queremos. Es increíble lo que podemos sentir, y hacer sentir, con nuestros platos. Y es aún más increíble lo que podemos cambiar, y hacer cambiar, trajinando entre sartenes, ollas y cazos.

La buena cocina combina ingredientes de calidad y una técnica correcta.
La mejor cocina agrega a la mezcla anterior una buena dosis de amor y respeto.

📸 by me chez Granny

¿PARA QUIÉN ES «COCINAR CON ALMA»?

Cocinar con alma | Lola Mayenco

Ayer hice mi primera entrevista de radio para promocionar «COCINAR CON ALMA» y disfruté muchísimo… En cuanto tenga el enlace, ya te lo pasaré para que puedas escucharla si te apetece. Y lo que más me gustó fue poder responder en público a una pregunta que suelen hacerme en privado con formulaciones diferentes: ¿Para quién es tu libro? ¿A quién está dirigido? ¿A quién le interesan especialmente sus contenidos?

La solapa del libro da una versión. Léela y verás que dice que «COCINAR CON ALMA» “es un libro para mujeres que quieren ser más felices… y buscan conseguirlo de la manera más sencilla. Aunque les encantaría, tienen demasiadas responsabilidades para hacer un retiro espiritual. Tienen demasiado cansancio acumulado para practicar baños de bosque o descubrir la alegría de ordenar. Tienen la agenda demasiado llena para programar una aventura, regalarse flores o apuntarse a clases de yoga. No obstante, hay algo que hacen día tras día. Una y otra vez entran en la cocina, aunque sólo sea para prepararse un batido verde antes de salir corriendo a la oficina. ¿Por qué no transformar ese espacio cotidiano en un templo de alegría y bienestar? ¿Por qué no convertir el acto rutinario de preparar la comida en un arte de conquista y crecimiento personal?”

Qué bonito es el texto, ¿verdad? Bonito e inspirador. Pero si estuvieras sentada conmigo en mi cocina, te confesaría que el libro también lo he escrito para mí, para todos esos días en que me escucho a mí misma renegando frente a los fogones.

El escritor no es más que un mendigo contándole a otro mendigo dónde puede encontrar pan.

El hambre es compartida.

Foto | Mónica Bedmar

¿COCINAS BAJO PRESIÓN O COCINAS CON ALMA?

Cocinar con Alma | Lola Mayenco

Las mujeres que cocinamos en casa a diario, lo hacemos bajo una presión enorme aunque a veces no nos demos mucha cuenta.

✘ Nos presionan los gurús de la gastronomía, que nos dicen qué preparar, cuánto preparar y cómo hacerlo sin tener en cuenta la realidad de nuestra vida.
✘ Nos presionan los programas gastronómicos de televisión tipo «MasterChef», imponiéndonos estándares de calidad profesional imposibles de alcanzar en las cocinas domésticas.
✘ Nos presionan las redes sociales, especialmente Instagram, con su ideal de platos perfectos.
✘ Nos presionan nuestras parejas e hijos cuando nos imponen el menú, no colaboran en la preparación de los platos y encima nos critican.
✘ Nos presionan otras mujeres de la familia, cuando nos imponen patrones y prácticas perpetuadas históricamente.
✘ Y nos presionamos nosotras a nosotras mismas, cuando integramos todas estas presiones sin cuestionarlas.

Es por esto que quise escribir «COCINAR CON ALMA».

✓ Para que las mujeres empecemos a mirar el delantal con nuevos ojos.
✓ Para que nos liberemos de restricciones y exigencias.
✓ Para que nos demos permiso a equivocarnos.
✓ Y, sobre todo, para que borremos del recetario la palabra «Perfección» y nuestras cocinas se conviertan en lo que siempre debieron ser: un refugio de sensualidad, amor, creatividad y risas.

DÍA DE PUBLICACIÓN

Cocinar con alma - Día de lanzamiento

«COCINAR CON ALMA» sale a la venta hoy, así que ya deberías poderlo conseguir fácilmente en tu librería favorita. Pero, si te cuesta encontrarlo, siempre puedes comprarlo a través de Amazon.

Yo, la verdad, estoy super feliz. Y no sólo porque «COCINAR CON ALMA» es una obra de amor a la que he dedicado varios años y me muero de ganas de que puedas leerla, sino porque me ha dado la oportunidad de colaborar con profesionales tan maravillosos como…

Sandra Rodericks de Ute Körner Literary Agent – agente literaria
Rocío Carmona – editora
Laura Vaqué Sugrañes – correctora
Luis Tinoco – director de arte e ilustrador
Damián Cubells Peláez – diseño
Mariola Iborra y Patricia Perales Sánchez-Montañés – comunicación y prensa
Hugo de Cominges Rivière – redes sociales
Elena Castillo Izquierdo – consultora de diseño
Siobhan Ferguson – fotografía

A todos vosotros, ayer, hoy y siempre, ¡Mil gracias! 🙏🏼 💕

Foto de Mónica Bedmar, chez María Lanau & Oliver Morales

¡GRACIAS POR TU APOYO!

Guía de Creta

Mil gracias por encargar «COCINAR CON ALMA» en tu librería favorita. Por reservarlo en Amazon. Por decirme que te encanta la portada tanto como a mí. Por mandarme frases bonitas y mensajes de cariño. Por compartir fotos de mi libro anterior repleto de subrayados y post-its. Por clicar sobre el corazoncito en cada mensaje que publico.

Siento tanta gratitud que me he pasado el fin de semana pasando a limpio las libretas de notas del último viaje y repasando las carpetas de fotos. ¡Tenía tantas ganas de hacerte un regalo! Así que he escrito un artículo recopilando mis lugares favoritos para visitar, comer, comprar, etc., en Creta.

Porque hay muchos lugares mágicos en Creta, ¡muchísimos!, empezando por el palacio de Cnossos y su laberinto. Pero lo mejor de esta isla de fábula no son, en mi opinión, ni las ruinas, ni las cuevas, ni las playas. Lo inolvidable de verdad es la hospitalidad de los cretenses… ¡y la calidad de su gastronomía!

Así que si quieres conocer los rincones más auténticos de Creta, sólo tienes que suscribirte a mi newsletter y la guía estará muy prontito en tu correo.

¿Qué me dices? ¿Te apuntas a un viaje culinario por una de las islas más auténticas del Mediterráneo?

CLICA AQUÍ PARA DESCARGARTE MI GUÍA EXCLUSIVA DE CRETA

¡Espero que te guste mi regalo!

¿TE GUSTA LA PORTADA?

Lola Mayenco | Cocinar con alma

¡Por fin puedo enseñarte la portada de «COCINAR CON ALMA»! El libro es una obra de amor a la que he dedicado varios años, así que estoy muy contenta de que vayas a poder tenerlo contigo muy pronto…

Para poder escribir «COCINAR CON ALMA», he viajado por el Mediterráneo, desde España hasta Israel, en busca de mujeres que son felices entre fogones y cazuelas. Las he acompañado al mercado, he observado cómo usan los cuchillos, he probado su sazón y he escuchado sus secretos para disfrutar más de la cocina… y de la vida. ¿Quieres conocerlos? Pues encarga «COCINAR CON ALMA» en tu librería favorita y podrás recogerlo el primerísimo día de lanzamiento: el próximo 10 de septiembre.

Y, si lo prefieres, también puedes reservarlo ahora mismo en Amazon.

Diseño de cubierta | Luis Tinoco

Foto | Mónica Bedmar

¿QUIÉN INVENTÓ LA COCINA?

Cocinar con alma | Cómo disfrutar más de los fogones... y de la vida

Acabo de regresar de Creta, donde la arqueóloga e historiadora culinaria Mariana Kavroulaki me ha confirmado lo que muchas intuimos: que la cocina es un invento de las mujeres. Y no sólo eso: también que cocinar fue una actividad que hicimos las mujeres en exclusiva durante muchísimo tiempo. Los hombres se iban a cazar y con suerte tardaban tres o cuatro días en volver a casa, así que fuimos las mujeres quienes aprendimos a domesticar vegetales y animales pequeños, descubrimos qué plantas y frutos eran comestibles e hicimos frente al desafío de alimentar a todo el mundo mientras los hombres estaban fuera.

Sin embargo, en el momento en que los hombres se empezaron a dar cuenta de la importancia económica y simbólica de la cocina, se las ingeniaron para lograr que las mujeres sólo pudieramos cocinar si la actividad era doméstica, ordinaria y no remunerada. En Mesopotamia, en Grecia, en Roma y en muchas otras sociedades antiguas, los hombres echaron a las cocineras de los banquetes públicos, los rituales religiosos y el negocio de las tabernas y se quedaron con el prestigio, el reconocimiento… y las monedas.

Desde entonces, las mujeres no hemos hecho sino perder poder en la cocina. En la actualidad, sólo 1 de cada 10 restaurantes españoles con estrella Michelin tienen a una mujer al frente. Y por mucho que en las casas españolas seamos las mujeres las que más cocinamos (el 84% de las españolas cocinamos en casa a diario, en comparación con el 42% de los hombres), la mayoría de nosotras lo hacemos por obligación o por rutina, y no porque nos encante hacerlo.

Así que un buen día decidí recorrer el Mediterráneo para tratar de encontrar a mujeres que realmente disfruten frente a los fogones. Quería saber cómo lo logran: cómo hacen para no cocinar bajo presión y cocinar, en su lugar, con alma. Y mi nuevo libro es un collage de las historias y las estrategias que me han ido contado.

¿Quieres conocerlas? Pues encarga «COCINAR CON ALMA» en tu librería favorita y podrás recoger tu libro el primer día del lanzamiento. Aunque, si lo prefieres, también puedes reservarlo ahora mismo en Amazon 👇🏻

❤️ «COCINAR CON ALMA: Cómo disfrutar más de los fogones… y de la vida» (Ediciones Urano) ❤️

Foto | Maximo Castagno

¿UN LIBRO DE COCINA FEMINISTA?

Cocinar con alma | Un libro feminista, sensual y alegre

¡Pues sí! Feminista, sensual y alegre: estos serían los tres adjetivos que colgaría a «Cocinar con alma» si me gustaran las etiquetas. Pero como odio que me cataloguen y me metan en cajitas, déjame que te cuente más cosas del libro. Me gustaría mucho explicarte a quién se lo dedico…

Y es que «Cocinar con alma» no es sólo un cálido abrazo en la distancia a todas las chefs y sumilleres que nos dan de comer y de beber en los restaurantes sin que las veamos o reconozcamos su valor en una industria que tiende a desdeñarlas e impide que ocupen el lugar que merecen.

«Cocinar con alma» es, sobre todo, una ofrenda de gratitud a las hermanas de sangre, de leche y de vino que nos animan a gozar más íntensamente de la vida en general y de la comida en concreto.

Seguro que tienes muy cerca a alguna de estas «cocineras con alma», ¿a que sí? Todos conocemos a mujeres de presencia imponente entre fogones; mujeres con las que nos encanta juntarnos a cocinar debido a sus risas contagiosas y a su entusiasmo arrollador; mujeres con la capacidad de despertanos sentimientos de amor, consuelo y bienestar a través de sus platos.

Son nuestras abuelas, madres, hermanas, tías o suegras. Son nuestras compañeras de trabajo o nuestras vecinas. Son amigas íntimas o simples conocidas.

¿En qué cocina entrarías ahora mismo sin dudarlo? ¿Conoces a alguna cocinera con alma?

Foto | Mónica Bedmar

¿DE QUÉ VA «COCINAR CON ALMA»?

Cocinar con alma | Una llamada al empoderamiento femenino

Ok, ahora que habemus título, querrás saber de qué va el libro, ¿no? Pues según las pocas personas que han leído el manuscrito, «COCINAR CON ALMA» es una invitación a disfrutar de los sentidos con alegría. ¡Y me encanta que lo digan, porque es cierto!

Pero, si me preguntas a mí, te diría que el libro es una llamada al empoderamiento femenino.

Me toca mucho las narices que sólo 1 de cada 10 restaurantes españoles con estrella Michelin tenga a una mujer al frente. Y me come la moral que el 84% de las mujeres españolas cocinemos a diario en nuestras casas y que no seamos nosotras quienes decidamos qué cocinar, cuánto cocinar y cómo hacerlo.

Ahora que, por fin, las mujeres estamos alzando la voz masivamente en contra del acoso sexual, la discriminación salarial en el trabajo, la infantilización en la sala de partos y la maternidad como mandato, ya va siendo tiempo de que también nos empoderemos frente a los fogones.

Así que he dedicado las páginas del nuevo libro a tratar de promover un cambio de mentalidad que nos permita sentirnos más relajadas, seguras de nosotras mismas y libres de hacer lo que mejor nos parezca en nuestras propias cocinas. Que seamos nosotras, y sólo nosotras, quienes decidimos lo que echamos a la sartén. No los gurús de la gastronomía, ni las series de televisión, ni nuestros maridos, ni Instagram.

¡Viva la igualdad en la cocina! ¡Viva la cocina feminista!

Foto | Fabián Vázquez Savareikas de Talking Design Studio

PREGUNTA #1

Cocinar con alma | Nuevo libro de Lola Mayenco

Déjame empezar respondiendo a la primera pregunta que suelen hacerme las personas que tienen curiosidad por saber más del libro. ¡Su título! Y siempre contesto la pura verdad: que nos costó muchísimo encontrarlo… Pueden dar fe de ello mi editora (Rocío Carmona), mi agente (Sandra Rodericks), los otros dos editores de Ediciones Urano (Esther Sanz y Sergio Bulat), y mis niños, a quienes puse a trabajar seriamente en el tema a cambio de una mención especial en los agradecimientos del final del libro. La cuestión es que estuvimos barajando varios títulos y ninguno nos convencía: nos parecía que ninguno acababa de encajar con la idea central.

Por suerte, muy poco antes de que el libro empezara a imprimirse, se nos ocurrió «COCINAR CON ALMA» y ya no hubo vuelta atrás. Nos encantó a todos por igual y sin reservas. Así que, ¡habemus título!

¡Espero que te guste!

NUEVO LIBRO

Lola Mayenco | Nuevo libro

¡Hola! Tengo buenas noticias… El 10 de septiembre, Ediciones Urano publica mi nuevo libro.

Sí, ya sé que hace mucho que no sabéis nada de mí, o muy poco. Pero es que no puedo hacerlo todo al mismo tiempo: necesito estar callada en las redes sociales si quiero hablar en mis libros. Y como he pasado los últimos años viajando, investigando y escribiendo, he tenido que desconectarme de Internet para no distraerme demasiado. Hace unos meses, mandé el manuscrito a mi editora, Rocío Carmona, y le encantó.

¡No veo el momento de poder contarte más al respecto!

Foto | Mónica Bedmar