POR QUÉ DEBERÍAS ESCUCHAR MÚSICA CUANDO ESTÁS EN LA COCINA

Cocinar con alma | Lola Mayenco

En muchas tradiciones del mundo, se cree que el alma de los seres humanos ha sido creada a partir del sonido. Esto explica que se toquen instrumentos sagrados, se hagan bailes rituales, se pronuncien mantras, se entonen cánticos y se recen oraciones repetitivas para despertarla y entrar en contacto con ella, ya sea antes, durante o después de un embarazo.

Pero no sólo quienes pertenecen a una religión organizada pueden aumentar su conciencia gracias a la fuerza del sonido: todos podemos relajar el cuerpo, calmar la mente y serenar los sentimientos si nos exponemos de una u otra forma a la energía y la armonía de la música. Algo que va muy bien para la vida en general… y para la cocina en particular.

Yo, al menos, lo tengo comprobado: mis mejores platos empiezan siempre con música. Cocinar con música me relaja, mi respiración se acompasa y trato los ingredientes con más atención y cariño. Escuchar música mientras cocino me despierta emociones que tengo dormidas y siento que éstas se trasladan a los alimentos. Por eso, no cocino con cualquier música: la escojo con tanto cuidado que a veces me pregunto si el primer ingrediente obligatorio de cualquier receta no debería ser una pieza musical concreta.

Esta noche, en mi cocina, suena “Oblivion”, de Astor Piazzolla. ¿Y en la tuya? ¿Qué te gusta escuchar mientras cocinas?

¡Feliz Santa Cecilia!

Foto de @monicabedmar