LA NOCHE DE LAS ALMAS

Cocinar con alma | Lola Mayenco

En muchos lugares del mundo, cuando hoy anochezca, los vivos se reencontrarán con los muertos. Algunas personas rezarán para pedirles protección. Otros llorarán su ausencia. Y habrá quienes cocinen sus platos favoritos y les reserven un sitio en la mesa.

Nosotros también queremos alentar su visita y, por eso, vamos a crear un rincón con fotos, recuerdos y flores. Cuando caiga la noche y en el cielo brillen las estrellas, encenderemos las velas, tocaremos la campanilla y diremos en voz alta los nombres de los que faltan. Luego nos sentaremos a cenar y hablaremos sobre ellos, ya que recordar anécdotas nos parece una de las formas más seguras de lograr que vuelvan.

Aunque sólo sea por unas horas, tenerlos de visita nos alegra el corazón y nos permite recordar el valor de la vida. Una vida en la que la luz y la oscuridad siempre van unidas.

¿Cómo vas a celebrar tú Todos Los Santos?